Felices 5, Lady Coco!

lady mar09
Lady Coco recién llegada!

Lady Coco, una Yorkshire Terrier, no llegó a mi vida el día que nació, el 24 de enero del 2009… De hecho, fui por ella un 10 de marzo a una expo de canes en Cintermex. Estaba tan pequeñita que cuando la cargué sentí demasiada ternura y quería llevármela en el momento, pero, indecisa como soy, seguí viendo cachorros, algunos pomerianos, otros shih tzu, otros yorkies, pero regresé a esa bolita de pelos que se veía tiernísima, incluso entre sus hermanitos (que por cierto eran más baratos por ser machos).

lady mar-2 09
Muy cariñosa desde cachorra.

Sí pagué una cantidad de dinero que para muchos sería exagerada, incluso a mi mamá nunca le dije lo que realmente me había costado porque me dio pena, pero es de esas decisiones que te cambian la vida para siempre en el mejor sentido de la palabra. A su mes y medio estaba en proceso de dentar y ¡quería morder todo mi departamento en Brisas! Un día llegué y ya no tenía teléfono porque ella había mordido el cable… Entonces supe que mi casa tenía que ser segura para ella y que yo tenía en mis manos una responsabilidad inmensa porque quería convertirla en toda una Lady, como bien dice su nombre.

lady may 09
Sí, ha hecho muchas travesuras, pero de pequeña fueron más!

A los 4 meses la mandé a una escuelita canina, donde estuvo internada unas 5 semanas y a la que también entrenaron fue a mi, que la quería tratar como niña, cuando en realidad tenía que tratarla como lo que es: un perro que vive dentro de casa, todo con el fin de que ella aprendiera disciplina y aprendiera que cuando fuera necesario tendría a alguien que cuidaría de ella y no al revés, como me explicaron que ella sentía.

Efectivamente, al cabo de un tiempo dejó de morder mis zapatos, los cables, las patas de la cama o de la mesa y se enfocó en morder sus carnazas, juguetes de peluche, de plástico o de cualquier material que yo le diera para jugar. Yo me obsesioné con el tema perruno y compraba libros que me parecían importantes para el crecimiento de ella y para que yo pudiera entender mejor su comportamiento Yorkie (que no es lo mismo que tener un Akita o un Chihuahua o un Poodle).

lady jul09
En una de mis fiestas no la podía dejar en casa y me la llevé a una cabaña en un fin de semana.

También aprendí que muchas de las croquetas que regularmente venden en los supers son un mugrero, incluso las que venden en las tiendas de mascotas, así que mientras pude fui a McAllen o Laredo o San Antonio o las compraba online para que estuviera alimentada adecuadamente. En unos 6 meses supe más de perros que en el resto de mi vida y me sirvió para entenderla y para saber que tenía conmigo más que una mascota… era y sigue siendo uno de mis seres más queridos y cuyo amor es recíproco.

lady oct09
Al inicio le compraba vestidos todo el tiempo, hasta me un día me di cuenta que me gustaba más su vestido natural.

Suena raro, y para muchos será exagerado, pero el amor a una mascota es tan grande que una mañana que se me soltó de una correa nueva que le había comprado, en agosto del 2010, sentía que me estaba deshaciendo de dolor porque quiso cruzar la calle y cuando le grité que regresara, para mi mala suerte iba pasando un taxi y le dio una revolcada, que la asustó y luego se fue corriendo y yo detrás de ella… hasta que la perdí de vista. Fueron casi 3 días intensos, en los que la busqué por calles, parques, terrenos baldíos, en carro, caminando, acompañada de mi amigo Molinis… no podía dormir pensando que algo le había pasado y era mi culpa, mi responsabilidad. No me importó ir a buscarla a un barrio muy peligroso, donde un señor me aconsejó salir pronto de ahí “porque va a salir sin perro y sin carro”, me dijo. Otra señora me comentó: “Si alguien de por aquí se halló su perra, no se la van a regresar… váyase”. Fue una odisea, pero tenía que seguir trabajando y un par de días después habló el guardia de un edificio de departamentos para avisarme que había encontrado a la perra del póster. ¡Benditos anuncios que pegué en postes, rejas y corchos! Me dijo que la había encontrado asustada en un terreno baldío y que no quería dejarse atrapar. Obviamente, el guardia me estaba recordando la recompensa que yo ofrecía y con gusto le dije que le iba a recompensar bien su ayuda.

La llevé a la veterinaria inmediatamente y les pedí que la checaran para saber si estaba bien por el revolcón que le dio el carro y les pedí por favor le dieran agua porque seguramente no había tomado líquidos ni comido durante su escapada. ¿Qué habrá visto o vivido en ese tiempo? No sé, pero primero me veía desconfiada y hasta después de un rato me empezó a dar lengüetazos, como diciéndome que ya me había perdonado por mi despiste. De esa aventura le quedó sólo una cicatriz en el lomo y a mi me quedó una cicatriz del susto y dolor gigante que sentí.

lady ago10-reencuentro
El día en que regresó de su aventura sin mi.
lady may12
Una típica noche antes de dormir.

Y aunque luego llegó  Gio (un Yorkie simpático, muy activo y querendón) para hacerle compañía, y para que mi amor se dividiera en 2, Lady Coco sigue siendo un pequeño ser peludo que prefiere estar en la cama conmigo cuando descanso o cuando estoy enferma -Gio es más inquieto y se va con el mejor postor-, que “ve” los mismos programas y películas que veo, aunque no entienda nada, que se pone feliz de entrar a una bolsa de calle porque sabe que significa paseo con su mami que no es peluda, que entiende que la sillita del carro es para pasear y para que esté segura.

Lady Coco me hizo abrir los ojos a la responsabilidad que significa tener una mascota, alimentarla, educarla, cuidarla, sacarla a pasear cada mañana aunque sólo haya dormido 1 hora ó 2, o aunque me sienta enferma a punto de caerme. Y también aprendí que tiene sus necesidades, que quiere jugar conmigo a que le aviente algún juguete, que rasca el colchón para que la suba a la cama, que me ladra cuando se cansa de hacerme señas y la ignoro. Me enseñó el concepto de maternidad paso por paso, pues fuimos al veterinario, le hicieron rayos equis y un eco para explicarme que venían 4 hijos de Gio en camino, aunque finalmente 2 no fueron suficientemente fuertes y murieron. Me enseñó que los hijos son lo más importante porque no se separaba de ellos, pero me ladraba para que fuera a verlos o hasta cargaba delicadamente a uno con su hocico para que yo lo viera y lo cargara con SU permiso. Esa es mi LadyCoco.

lady mar10
Siempre está pendiente, aunque sea de lejos.

Pero quise ser responsable y después de la experiencia operé a los 2 para que no tener perritos irresponsablemente porque no quería que fueran a parar a hogares sin amor o a tiendas de mascotas que sólo lucran con los cachorros. Lady Coco quedó un poquito pasada de peso tras la maternidad y ni con dietas baja, pero yo creo que está llena de amor y por eso se desborda. Así la queremos, porque es una lady en toda la extensión, educada, cariñosa y dedica su vida a hacernos felices. ¡Cómo no quererla!

Hoy cumple 5 años y yo doy gracias por tenerla conmigo, por hacerme menos egoísta y por todo lo que me ha enseñado desde que está conmigo, que a veces me he portado loca y obsesiva, pero siempre pendiente de que viva en un ambiente feliz.

lady mar-3 09
Un cariño totalmente desinteresado.
lady clos dic10
Este año ya no le quedó su traje de Lady Clos 😦

Lady Coco: Te amo, aunque no entiendas ni maíz de lo que te escribo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s